5 señales para saber si tienes bien la tiroides

La glándula tiroides es una hormona fundamental. Cuando algo relacionada a ella no funciona correctamente, entonces sus efectos rápidamente se hace notar.

La estadística indica que las mujeres son más vulnerables y proclives a padecer trastornos de tiroides, en comparación a los hombres. Se estima que tan solo en Estados Unidos, aproximadamente 30 millones de personas padecen algún trastorno en la tiroides. Y lo más sorprendente, es que casi la mitad de esta cantidad aún no lo sabes.

Para que estés atento y puedas hacer eventualmente una consulta profesional, compartimos 5 señales, que pueden estar diciéndote que tú tiroides no está funcionando correctamente.

5 señales que tienes que escuchar sobre tu tiroides

  1. Sientes un profundo agotamiento. Por supuesto que este agotamiento y sensación de cansancio nada tiene que ver con lo que sentimos cuando practicamos, por ejemplo, una intensa actividad física. En el caso de algún trastorno de tiroides, la persona se siente con muy poca energía, aún si recién se ha levantado.
  1. Tu apetito se ha visto inusualmente alterado. Dependiendo de cual sea el problema, si es hiper o hipotiroidismo, tu apetito podrá disminuir o aumentar significativamente. En cualquier caso, lo importante es que tu apetito haya cambiado de un tiempo a esta parte. Incluso este síntoma puede estar acompañado del hecho de no saborear del mismo modo que antes a las comidas. Cuando la tiroides no funciona normalmente las papilas gustativas se ven alteradas.
  1. Cambio en el estado de ánimo. Generalmente el ánimo se torna depresivo, y aunque no haya una causa aparente, te vence el desánimo. No sientes motivación por nada, incluso por aquello que antes te entusiasmaba tanto.
  1. Cuadros de estreñimiento agudo. Especialmente esta señal es muy significativa en aquellas personas que nunca han presentado trastornos digestivos. El hipertiroidismo por ejemplo, causa alteraciones en el metabolismo intestinal.
  1. Extrañas sensaciones de frío. El hipotiroidismo, el más frecuente de los trastornos de esta glándula, causa frecuentes sensaciones de escalofrío.

Estas son algunas de las señales que deben hacerte prender luz amarilla. Aún tengas dudas, siempre consulta con tu médico de confianza. En materia de salud no hay que postergar.

Comentarios