Cómo limpiar tus zapatillas de running

Ahora que empieza el invierno y las lluvias, muchas veces llegamos a casa con las zapatillas de running mojadas y sucias por el barro. Hoy os contamos unos consejos para limpiar las zapatillas sin que sufra y las podamos tener impecables!

Cómo limpiar tus zapatillas de running

Lo primero que haremos será sacudirlas un poco contra el suelo o entre ellas en una zona en la que luego podamos recoger todo lo que caiga. Es importante quitar lo más “gordo” para que sea mucho más fácil después limpiarlas. Importante, no intentes raspar o quitar de alguna manera directamente el barro de las zapatillas de deporte, ya que estas se arañaran y se estropearan(justo lo que no queremos que pase).Te recomiendo que quites la plantilla de la zapatilla para evitar que se moje.

Después de esto, prepara un cubo con agua tibia donde puedas introducir las zapatillas durante un tiempo no más de 20 min. Añade un poco de jabón “lavaplatos”(el típico de los anuncios que son capaces de quitar la grasa de 1800 platos 😉 ) o neutro.

Si no están muy sucias, opta por poner poco agua en el cubo para que solo cubra la parte inferior. Esto dejara el barro húmedo y podremos ir quitándolo con un trapo también húmedo.

No intentes raspar muy fuerte para evitar dañar las costuras de la zapatilla.
Una vez retirado todo el barro y con un trapo húmedo con agua caliente, podemos limpiar el resto de la zapatilla, siempre sin forzar mucho.
Una vez limpias las zapatillas, hay que secarlas. En este proceso nunca pondremos las zapatillas al sol directamente o bajo una fuente de calor. Podrían deformarse el plástico o la goma de la zapatilla… Lo mejor es, poner papel de periódico dentro de la zapatilla para absorber toda la humedad y dejarlas en una zona seca.
Espero que estos consejos te sirvan para mantener tus zapatillas para correr en perfecto estado y limpias!

Comentarios