¿Conoces la historia de la primer mujer que corrió una maratón?

[cs_heading column_size=”1/1″ heading_style=”1″ heading_align=”center” heading_divider=”on” heading_font_style=”normal”][/cs_heading]

En muchas áreas a las mujeres les ha tocado correr de atrás, y esto también aplica literalmente a las competiciones deportivas.

Sin embargo, esto no ha sido un obstáculo para que el género feminino acceda a los distintos deportes y con resultados igualmente admirables a los de los valores. Este es el caso de Kathrine Switzer, la primer mujer que corrió una maratón, por lo menos con dorsal.

Una carrera con inconvenientes

Cuenta la historia que en 1967, esta deportista alemana de nacimiento pero nacionalizada estadounidense, se inscribió a la Maratón de Boston. El númeor que llevó en su ropa fue el 261, y este número pasaría a la historia.
Al parecer, y durante la ejecución de la carrera, uno de los codirectores de la misma, Jock Semple, intentó detener el evento. Con un grito casi desesperado, le ordenó a la corredora que saliera de la carrera y le devolviera el dorsal. Intentó arrancarle con sus manos, el número que identificaba a la única mujer participante de la competición.

Kathrine Switzer

¿Qué fue lo que hizo la corredora? Siguió corriendo, y muchos espectadores presentes la apoyaron fervientemente. También su novio, y relató más tarde la corredora, fue un apoyo fundamental para ella. De hecho tuvo que golpear a Semple, pues insistía en sacar a Kathrine de la competición.
En ese entonces, cualquier tipo de inconveniente, como por ejemplo el que una persona distorsionara el ambiente de la competencia, era motivo para detener dicha carrera. Y eso mismo intentó, este deportista que no se veía con buenos ojos, el hecho de que una mujer estuviera haciendo historia. Lo que hasta ese momento era exclusivo de los varones, ese día estaba cambiando.

[cs_video column_size=”1/1″ video_url=”https://www.youtube.com/watch?v=CvJh8oiopG4″ video_width=”500″ video_height=”250″][/cs_video]

Kathrine Switzer no solo llegó a la meta sino que siguió entrenando y obtuvo el primer premio en la maratón de New York, en 1974.
Una historia que alienta ¿verdad?

Comentarios