5 consejos para evitar los calambres y las sobrecargas

Sufrir calambres musculares es un riesgo latente al que todo deportista está expuesto, y aún más los corredores. Los calambres de piernas, y especialmente de los gemelos, pueden terminar con una competición para la cual nos hemos preparado mucho. Incluso, y ante un calambre crónico puede ser que necesitemos un período de rehabilitación.

Básicamente, hay dos grandes razones por las cuales nos vienen repentinamente los calambres: la falta de electrolitos, y la sobrecarga y fatiga muscular. Atendiendo a cada una de estas razones, es que puedes evitar o disminuir al mínimo la probabilidad de que te ocurran.

5 consejos para evitar los calambres

1.Asegurar la cantidad de electrolitos en los niveles adecuados. Estas sustancias son componentes cargados eléctricamente y cumplen funciones vitales en nuestro organismo, entre ellas las de una correcta actividad muscular. El sodio y el potasio, son los principales electrolitos. De ahí las bebidas con altas concentraciones de estas sustancias, especialmente pensadas para deportistas.

La manera práctica de asegurar esta condición es consumiendo mucha agua. Este consumo debe hacerse antes, durante y después del ejercicio. En ciertos casos algunos deportistas recurren al suero fisiológico, que no es otra cosa que agua con alta concentración de electrolitos.

2. Hacer un buen estiramiento. Una vez más, y este es uno de los tantos beneficios de  hacer un buen estiramiento. Dependiendo de la disciplina deportiva, será la zona muscular en la que hagamos foco. Pero siempre, y absolutamente siempre hay que estirar. Recuerda que debiéramos hacerlo antes y después del ejercicio.

3. Masajear los músculos más afectados. Dependiendo del deporte serán los músculos más afectados por el ejercicio. Pero en cualquier caso una rutina de unos pocos minutos de masajes, disminuye sensiblemente la probabilidad de los calambres.

4. Llevar una dieta equilibrada. Uno de los tantos beneficios y totalmente preventivos, es asegurar una dieta equilibrada. Cuando los minerales y las vitaminas cumplen con los mínimos requeridos, tenemos menos riesgo de sufrir calambres.

5. Revisar nuestra técnica de carrera. Esto es una de las grandes leyes de la fisoterapia deportiva, ya que muchas lesiones se producen a causa de esto. Si no llevas una técnica de carrera adecuada, lo más probable es que ciertos músculos se vean sobrecargados.

Hay ciertos factores de riesgo, como la edad por ejemplo, que siempre están presente. Sin embargo creemos que los consejos anteriores pueden ayudarte a disminuir la probabilidad de sufrir calambres.

Photo by gabrielizalo.com

Comentarios