Cuando es tu mente la que te lleva a la línea de meta

Ser un runner es realmente todo un desafío. Y no solo porque se trata de una de las disciplinas físicamente más exigentes, sino porque además supone un duro entrenamiento psicológico. Bueno, esto en la medida que desees ser verdaderamente un buen “runner”.

¿Sabes cuál es uno de los mayores secretos que hoy en día manejan los profesionales del deporte? Un buen estado mental.

Entrena tú mente antes que tú cuerpo

Muchas personas creen que la preparación psicológica debe hacerse para enfrentar el gran día de la competencia ¡Gran error! La preparación comienza mucho antes, justo cuando has tomado la decisión de ser un gran “runner”.

El “running” supone, además de una importante demanda física y táctica, un largo tiempo en el que tú estas contigo mismo. O sea tú estas con tú mente, y de cierta forma podemos decir que son dos los que corren: tú y tu mente. Si ella te ayuda, la dupla será invencible, en otro caso puedes perder la carrera muy fácilmente. Y lo que es peor, puedes perder autoestima y confianza en ti mismo.

3 consejos claves para que tú mente corra contigo

  1. Préparate para dos eventos diferentes: el entrenamiento y el día de la competencia. Son instancias diferentes y cómo tales debes abordarlas. Para cada una de ellas tienes que definir cuáles son tus elementos motivadores. Seguro que serán distintos.

 

  1. Fíjate objetivos claros y cuantificables. Definir objetivos claros, concisos y que puedas cuantificar es el gran punto de partida. En el caso del entrenamiento, tener un plan perfectamente definido es una de las grandes claves. Cada vez que cumplas una etapa de ese plan, te sentirás muy gratificado contigo mismo.Para el día de la competición, establecer determinada cantidad de kilómetros o tiempo en determinado kilometraje. Lo importante es que sea cuantificable.

 

  1. Definir los objetivos adecuadamente. Este pauta puede parecerte sencilla, pero muchos corredores fallan o se frustran al punto de abandonar, por haberse definido metas equivocadas. La progresión es un elemento claro en cualquier competencia, y ser paciente es un valor que debes cultivar.

¡Ser un runner es una pasión, y si eres un “buen runner” es un orgullo indiscriptible!

 

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here