Dieta para alto rendimiento

Existen numerosas alternativas de dietas para alto rendimiento en el mundo del deporte. Cada una puede ofrecer sus ventajas y desventajas, o mejor dicho, situaciones en las que se adapte mejor una que otra.

Sin embargo existen algunos principios, que son casi de “carácter universal”. Cuando hablamos del rendimiento de un corredor, debemos pensar en dos cosas: fuerza y resistencia. Con esto, un corredor tiene todo para lograr un buen tiempo.

Veremos algunos de estos principios:

  1. Aporte de carbohidratos. Para mantener constante un nivel de potencia durante la carrera, hay que tener cubierto un buen nivel de carbohidratos.

El consumo de carbohidratos para un corredor, en etapa de entrenamiento debiera oscilar los 5 g por cada kilogramo de peso del corredor. Una semana previa a la carrera esta cantidad aumenta a aproximadamente un promedio de 7 u 8 g por cada kilogramo de peso.

Asegurar estas cantidade, implica que cada día el corredor debiera comer una porción de pasta y una de arroz.

  1. Aporte de proteínas. Estas son las responsables de darle resistencia al corredor. Mantener y estimular la regeneración muscular es clave para lograr un ritmo constante durante la carrera. Un aporte adecuado de proteínas, mediante las carnes magras y blancas, asegura que la fatiga del músculo no se transforme en calambre.
  1. El agua. No olvidar que el agua es el gran vehículo, por el cual todos los nutrientes llegan al sitio donde deben llegar. Hidratarse correctamente es básico para optimizar el rendimiento que nuestro cuerpo puede ofrecer.

 

Bebe como mínimo 3 litros diarios de agua. Es fundamental para, entre otras cosas, asegurar que todo lo anterior tenga efecto.

 

 

Comentarios