Entrenar después de las vacaciones

Porqué todo lo bueno tiene su fin, han terminados las tan deseadas vacaciones. Además de volver a la vida cotidiana, nos proponemos retomar con fuerza y energía nuestras actividades deportivas.

Es fundamental que seas consciente de que tú cuerpo ha cambiado. Además de algún típico kilo de más, el organismo se ha relajado y es probables que los músculos hayan perdido tonificación. Por tanto, antes de retomar tu rutina de entrenamiento habitual, van algunas recomendaciones:

  • Comenzar con rutinas de adaptación. Tanto los ejercicios de calentamiento como aquellos a los que estamos habituados, debemos hacerlos con menor intensidad. Durante las dos primeras semanas, posteriores al regreso de las vacaciones, los músculos están más débiles que antes de las vacaciones.

Disminuir la cantidad de series así como usar pesas más livianas. Nosotros mismos iremos sintiendo como el cuerpo retorna lentamente al esado anterior.

  • Retomar la dieta alimentaria. Durante las vacaciones es normal que comamos alimentos diferentes a los que rutinariamente comemos. Eso está bien en la medida que estamos en vacaciones, pero luego de ellas no deberíamos perder tiempo en volver a nuestra dieta más saludable.
  • Aumentar los tiempos de estiramiento y calentamiento. Estos dos tipos de ejercicios son claves y es recomendable que hagas foco en ellos. Durante las dos primeras semanas posteriores a tu regreso de vacaciones, lleva a 30 o 45 minutos, el tiempo de calentamiento. También extiende el de estiramiento, pues es en esta etapa en las que las fibras musculares se acondicionan para el esfuerzo al cual seguidamente serán sometidas.
  • Comienza con una mente positiva. Esto no es menos importante. Si bien ha quedado atrás ese tiempo de gran placer, volver a la vida cotidiana también tiene su encanto. En el caso del deporte, debes pensar que estás invirtiendo en salud. Así que arrancar con ¡toda la energía!

 

Comentarios