Haz dieta sin hacer dieta, 10 trucos para comer mejor

Porque el comer bien es tan importante que no solo te permite disfrutar más de la vida, sino que también te permite tener un mayor rendimiento. Esto redunda en más beneficios para tu vida.

Claro que hacer dieta no es algo que en general parezca disfrutable, pero ¿sabes lo que en verdad significa la palabra dieta? Significa hábito, y he aquí una de las grandes claves: adquirir un hábito saludable de alimentación. Esto sería estrictamente hacer una dieta.

Muchas veces se asocia dieta con un plan para adelgazar. La dieta es simplemente nuestro plan de alimentación. A continuación te ayudamos a cómo llevar una buena alimentación:

  1. El agua debe estar muy accesible. ¿Qué significa esto? que una buena estrategia, es tener muy cerca un volumen considerable de agua. Por ejemplo, pon sobre tu escritorio de trabajo una botella grande de agua. Verás que tomas más cantidad de líquido, si lo ves.
  2. Platos pequeños. Asegúrate de usar vajilla más pequeña, en particular los platos. Cuanto más grandes son más comida le pondrás y más comeras. En general, casi todos debiéramos comer un poquito menos de lo que lo hacemos.
  3. Vasos altos en vez de bajos y anchos. Siguiendo el razonamiento anterior, siempre que vayas a tomar gaseosas o incluso cerveza, usa vasos altos y delgados. De esta manera tomarás menos pero creerás que estás tomando lo suficiente.
  4. Colocar los alimentos saludables en lugares fáciles de ver. Es una estrategia visual, pero es una de esas muy efectivas.
  5. Esconde los alimentos no saludables. A todos nos pasa que llegan momentos en los que queremos darnos un gusto, y eso está bien. Generalmente esto implica comer algo no muy saludable. Si no lo tienes a la vista disminuirá el riesgo a comerlo.
  6. Aplica la regla del medio plato. Sirve tus platos a la mitad, y luego si tienes continúas con hambre te sirves un poco más. A veces comemos con los ojos, y comemos de más.
  7. Frutas y verduras por doquier. Organiza tu cocina de manera que siempre tengas a la vista una fruta. Cuando te vengan esos ataques de ansiedad toma lo que ves.
  8. Planifica las compras. Lo más indicado es que organices y pienses bien lo que vas a comprar. En lo posible hazlo una vez en la semana. Piensa en todo lo que “debieras” comer y anótalo. Deja para el final ese alimento que tanto te gusta, pero que sabes no te hace bien.

¿Sabías que los alimentos más saludables se encuentran en el perímetro del supermercado? Comienza a caminar por ahí y evita las góndolas centrales.

  1. Organizar la heladera. Cuando abrimos la heladeras es uno de los momentos de la verdad. No sabemos que elegir y miramos. Trata de dejar todo lo más saludable adelante, y casi oculto lo que no debieras comer frecuentemente.
  2. Poca azúcar y poca sal. Los hombres somos hijos del rigor, y por necesidad nos adaptamos. Si hay poca azúcar y sal en tu casa, es probable que la pereza te gane y no vayas a comprar. De esta forma consumiras menos de estos dos enemigos de la dieta saludable.

Pon en práctica estos consejos, y ve qué sucede. Son sencillos y nada pierdes con probarlos.

 

Comentarios