Cómo definir un buen plan de entrenamiento

Definir un buen plan de entrenamiento, implica definir una rutina de ejercicios que atiendan a los diferentes aspectos y requerimientos de tú organismo. También es importante tener bien definido cual es el objetivo al que se quiere llegar. No es lo mismo por ejemplo, desear adelgazar 10 kilos que prepararse para una maratón de 40 kilómetros.

No obstante, y al margen de todas las variables que entran en juego, cuando hablamos de un entrenamiento físico, hay 5 puntos que están en la “tapa del libro”. O debieran estar por lo menos.

  1. Realizar una revisión médica. Aunque nos sintamos bien, antes de comenzar con una rutina de ejercicios debiéramos hacernos un control médico. No cuesta demasiado, y nos aportará mucha tranquilidad y seguridad. Incluso se puede aprovechar la instancia, para trabajar algo en particular. Los profesionales siempre tienen la última palabra.
  1. Definir objetivos concretos y al corto plazo. De nada vale trazarse un plan maestro, si luego no lo podemos cumplir. Si por ejemplo deseamos comenzar a correr, entonces nos proponemos que de aquí a un mes, deseamos correr X distancia.
  1. Los ejercicios a incluir. Un completo plan de entrenamiento siempre comienza con el trabajo de la parte aeróbica. Seguidamente vienen los ejercicios de fuerza. Y después de ello, comenzamos a correr. Esta es una regla de oro. En cuanto a los detalles de cada etapa, o se pueden ver con el entrenador del gimnasio o ir armando el detalle en función de experiencias y literatura al respecto.
  1. La alimentación debe acompañar. No importa si el objetivo no es adelgazar. Quizás eres lo suficientemente delgado, pero eso nada tiene que ver con una alimentación saludable. Son dos conceptos completamente distintos. Hay que comer saludable para que nuestro organismo funcione y rinda más.

Después de conocer estos 4 pilares, viene el momento de afinar los detalles. Pero primero lo primero.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here