Saltar al contenido

¿Es bueno o malo correr en ayunas?

running en ayunas

Correr en ayunas es uno de los temas más controversiales. Hay quienes son grandes defensores de esta práctica y hay quienes tienen sus reparos, debido a ciertos riesgos de salud.

Durante el sueño, y aunque no lo creamos, hay un consumo de energía. Cuando corremos nuestro organismo usa a los carbohidratos como fuente de energía. Si estamos en ayuna y no hay ningún aporte de ello, puede ser que la máquina se encuentre sin combustible. Si además corremos a alta velocidad, le estamos pidiendo que la máquina resuelva rápido la situación y entonces ahí, pueden llegar los problemas. Pero también puede tener sus ventajas.

Ventajas de correr en ayunas:

  • La gran ventaja de correr en ayunas radica en el tipo de fuente energética que se utilizan: las grasas. Al no haber una ingesta de carbohidratos por ejemplo, el organismo apelará a la oxidación de grasa como combustible.

Vale aclarar que gastar esa grasa no implica necesariamente que adelgacemos, pues para ello necesitamos indefectiblemente reducir el aporte calórico.

  • Aumenta la sensibilidad a la insulina. Esta hormona es la responsable de detectar a la glucosa cuando esta ha ingresado al torrente sanguíneo. Desde aquí la glucosa debe salir hacia los distintos órganos donde es utilizada para las distintas funciones.

Esta mayor sensibilidad disminuye el riesgo a padecer ciertas enfermedades como las cardíacas por ejemplo.

  • Comienzo con gran energía. Comenzar con una práctica saludable, predispone positivamente a la persona. La circulación sanguínea se verá favorecida, y con ello una mayor irrigación cerebral. Es por esto que la persona se siente más activa y con más energía. Ambos aspectos, el físico más el psicológico se potencian, y de esa forma la persona tiene casi asegurado una buena jornada por delante.

Desventajas de correr en ayunas:

  • Alto riesgo de desmayo. Si nos excedemos en la intensidad del ejercicio, nuestro organismo puede tener que recurrir a la poca glucosa destinada para nuestro sistema nervioso central. Si esto sucede, se produce hipoglicemia y sucede el desmayo.
  • Riesgo de perder musculatura. Cuando hay poca reserva de hidratos de carbono, el organismo utiliza aminoácidos como fuente de energía. Cuando esto ocurre, se disponde de menor cantidad de proteínas y el músculo se degrada.

Con sus ventajas y desventajas la clave está en ser mesurado y no caer en los extremos.