Saltar al contenido

3 consejos para evitar la lesión de la rodilla del corredor

Una lesión frecuente: la lesión de rodilla

La rodilla es una articulación muy completa y compleja al mismo tiempo. Se compone de cartílago, hueso, ligamentos y líquidos. Es una de las articulaciones que un deportista debe cuidar. La lesión del ligamento cruzado, es por lejos la lesión más frecuente en quienes corren y practican mucho con sus piernas.

Lesión de la rodilla del corredor

Las lesiones de rodilla suelen ser muy dolorosas y llevan mucho tiempo de rehabilitación. Por tanto, vale la pena todos los esfuerzos que hagamos para evitar este tipo de lesiones.

A continuación van nuestros 3 mejores consejos:

  1. Hacer ejercicios específicos para rodilla. Incluirlos en nuestro plan de entrenamiento, de manera que sean hábitos para nosotros. Hay mecanismos de lesión que responden exclusivamente a movimientos típicos. Esos movimientos pueden ser propios de la disciplina que practiquemos o parte de un mal ejercicio de estiramiento.

Un ejemplo de un mal movimiento es girar todo el cuerpo dejando el pie apoyado y en posición fija. Por otro lado, si hay ejercicios que tienden a fortalecer la musculatura de esa zona, y por tanto minimiza los riesgos de lesión ¿Cuáles son? Te contamos algunos de ellos:

 

  • Equilibrio sobre una pierna. Con el cuerpo totalmente erguido cruzas una de las piernas, intentando que uno de tus pies toque la rodilla de la otra pierna. El objetivo es que te mantengas en esta posición todo lo que puedas soportar.
  • En todas sus versiones, este es un clásico ejercicio de estiramiento que aporta mucho al fortalecimiento de la rodilla.
  • Zancadas estáticas y dinámicas. Incluir la rotación de torso de manera de lograr carga excéntrica.

 

  1. Usar vendaje funcional. Si bien no debiera ser una práctica permanente, el usar una venda de compresión para rodilla puede ayudarte a prevenir lesiones, además de tratarlas.

Los vendajes para rodillas más comunes son los que aplican presión sobre los tendones rotulianos. Después de un poco de práctica y con la ayuda de un entrenador personal, tú mismo puedes aplicarte el vendaje.

 

  1. Estirar y estirar. Una vez más insistimos en la importancia de realizar ejercicios de estiramiento antes y después del entrenamiento. A veces la rodilla no es considerada en este aspecto, pero pensemos que un estiramiento adecuado, permite una vida “sana” para el músculo. Cuánto más íntegra se mantiene la musculatura de la rodilla, menos se exigirán los ligamentos por ejemplo.