Saltar al contenido

5 cosas que debes saber si corres en verano

¿Eres uno de a los que no les gusta correr en verano? Es cierto que el calor, muchas veces se transforma en un enemigo implacable. Pero también es cierto, que aprender a correr bajo el calor, es una uno de las grandes estrategias del entrenamiento en running. Y si tú objetivo no es competir, también puedes aprovechar las ventajas que supone hacer deporte en verano.

Sea como sea, si eres un verdadero “runner” el calor no te va a frenar. Sin embargo, es importante que cuides mucho ciertos aspectos. De lo contrario, tu salud se expone a riesgos.

Van nuestros mejores 5 consejos

5 claves para correr en verano

  1. Mantener un alto nivel de hidratación. Una vez más, aparece el agua como tú mejor aliado. En efecto, una cosa es hacer deporte en casa y bajo la sombra. Otra cosa bien distinta, es correr en pista por ejemplo.

Además de tomar mucha agua, tienes que saber cuándo tomarla. Cuando corres en verano debes tomar un litro y medio aproximadamente, antes de correr. Durante el entrenamiento se aconseja un litro, y después de correr otro litro y medio.

  1. Elegir las zapatillas adecuadas. Cuando corres en verano, naturalmente el organismo trabaja de manera distinta a cuando la temperatura ambiente es más baja que la de tú cuerpo. Un buen calzado te puede ayudar.

Las tiendas deportivas especializadas ofrecen zapatillas para entrenamiento en running. Este tipo de calzado especializado, incluye tecnología tendiente a disminuir el efecto de las altas temperaturas.

Cuando vayas a comprar tus zapatillas, consulta una comparativa de zapatillas para running. En nuestro blog puedes encontrar un artículo que fue hecho para eso. Encontrarás distintas marcas, sus principales características y diferencias, así como idea de precios.

  1. Pensar en la cabeza. Cuando corres, la mayor parte del calor lo liberas por la cabeza. Por ello es importante que no uses un gorro que no permita liberar ese calor. Si quieres cubrirla, hazlo con un gorro de tela ligera, y en lo posible con malla.

También es por esta razón, que es muy efectivo, tirarte agua fría sobre la cabeza. De esta forma te sentirás rápidamente fresco.

  1. Usar protección solar. Además de ser absolutamente necesario por una cuestión de salud de piel, el protector solar, ayudará a que no sientas tanto calor.
  1. Correr en el momento adecuado. Aunque parece obvio, muchas personas no lo incluyen dentro del plan de entrenamiento. Elige los mejores momentos del día, que serán aquellos no supongan focos de calor. Temprano en la mañana y tarde en el día, son las mejores opciones.