Saltar al contenido

MUJER: ¿Running y menstruación?

Hay ciertos mitos y algunos conceptos en cuanto a los beneficios o dificultades que puede significar correr mientras estamos menstruando. También y porqué no, hay quienes piensan que la regla es una buena excusa para fundamentar ciertas cosas.

La menstruación es un mecanismo completamente natural, y como tal tienes sus características. En el caso de la mujer, y a diferencia de lo que sucede con los varones, el proceso de ovulación introduce una mayor variabilidad en el sistema hormonal. Todos sabemos que este es responsable, y además del humos, de ciertas cuestiones físicas. Por ejemplo, hinchazón de miembros, retención de líquidos en algunas mujeres, y alteración del metabolismo energético.

Cuando una mujer menstrúa hay una mayor demanda energética. Hemos visto en otros artículos, como la alimentación y el deporte deben combinarse de manera de asegurar un saludable equilibrio calórico. Lo que gastamos de más, debemos reponerlo. Tampoco hay que excederse.

¿Es conveniente correr mientras estoy menstruando?

Lo primero es que no hay ninguna razón para no hacerlo. Esto sin embargo, no significa que correr menstruando sea lo mismo que cuando no estás en ese período. Los dolores aparecen, e incluso pueden aumentar, nuestra demanda energética cambia y nuestra respuesta frente a la actividad física también puede ser diferente.

Lo que nos pasa mientras menstruamos:

  • Aumento de la progesterona. En el primer día de menstruación, el nivel de progesterona aumenta significativamente. Esto se traduce en una hinchazón de vientre importante, y un menor rendimiento deportivo. Si bien cada mujer lo llevamos de manera distinta, en los primeros días de menstruación nos sentimos cansadas y como que todo cuesta un poco. ¿Podemos correr? Claro, pero no pretendamos batir un record en ese momento.
  • Disminuye la hemoglobina. Cuando menstruamos, nuestra presión sanguínea tiende a subir al igual que la temperatura corporal y frecuencia cardíaca. Todo esto tiene como consecuencia y frente a una misma actividad física, que nos cueste más recuperarnos.
  • Aumenta la demanda energética. Esto no debemos confundirlo a que debemos comer más alimentos dulces, especialmente los “famosos chocolates”. La pérdida de sangre desequilibra ciertas condiciones, que entre otros aspectos, requiere mayor cantidad de hierro. Por ejemplo, durante esos días y si deseas correr, sería bueno que ingieras alimentos ricos en hierro.

En conclusión, no existe ninguna razón médica por la que no podamos correr o practicar cualquier deporte en esos días especiales.Sin embargo, cada mes nuestro cuerpo se enfrenta a un cambio, y como tal se comporta.