Saltar al contenido

¿Sabes cuál es la parte del cuerpo que más debiera trabajar un runner?

Es sabido que durante los entrenamientos y la carrera en sí misma, las lesiones están a la órden del día. Para ello hay que tomar las precauciones del caso, e incluir rutinas de calentamiento, pautas indicadas por profesionales, y también nuestra experiencia. Nadie como nosotros mismos conoce a nuestro cuerpo.

Sin embargo, a veces se incurren en errores por el simple hecho de desconocer determinadas cosas. Por ejemplo, cuando hacemos running es muy común que tendamos a prestarle mucha atención a nuestros pies y piernas. Eso no está mal, pero a menudo nos olvidamos de una de las principales articulaciones: la cadera.

Si eres un runner profesional o recién estás comenzando en esta apasionante disciplina, sabrás que el movimiento de flexión y extensión consitituye la técnica principal que cíclicamente se repite. Y es precisamente aquí dónde está la clave del asunto.

La gran clave del éxito

La cadera es la que lidera los movimientos que componen el ciclo de flexión y extensión. Mediante los potentes músculos que se encuentran a su alrededor, es posible la coordinación de movimientos de extensión, abducción de glúteo mayor así como en el aductor mayor.

Si logras un entrenamiento que te permita tonificar y fortalecer la musculatura de esa zona, entonces lograrás una gran estabilidad de ambas piernas. Con ello se minimizan los riesgos de sufrir esfuerzos locales, que lesionen los tobillos o la rodilla.
En síntesis: si cuidas y trabajas tu cadera estarás trabajando en el resto de tus piernas.

Pronto te mostraremos unos ejercicios físicos para mejorar tu core