Saltar al contenido

Solo los valientes corren esta maratón

Porque correr una maratón no es para cualquiera, pero muchos menos una maratón por la Gran Muralla China. Es una de las carreras más exigentes del mundo entero, y cada año se suman más participantes.

En este 2015 fueron 2530 participantes, de más de sesenta países distintos. Además del encuentro deportivo es una verdadera fiesta cultural, en la que los participantes aprovechan para disfrutar de todo el entorno.

Ahora bien ¿qué es lo que hace a esta maratón ser una de las más duras del mundo?

Lo primero, es que hay que subir y bajar 5164 escalones. Segundo, es que esta muralla llega a tener su mayor altura, a nada menos que 1500 metros por encima del nivel del mar. En ese punto, poder respirar con normalidad es difícil.

La distancia a recorrer consiste en 45, 152 kilómetros, pero sin duda y especialmente para la psiquis de cualquier humano, esta distancia parece ser aún mayor. Además la otra gran dificultad que ofrece este milenario Monumento a la Humanidad, es que sus escalones, en una parte de la muralla, son de diferente altura. En ese tramo lo más común es que los corredores se detengan, y hagan el tramo caminando.

En general, el tipo de corredor que se anima a este tipo de maratones es el de un turista aventurero. Aquí no se aprecia tanto interés por batir un récord, el cuál está establecido en 3 horas y 9 minutos. El gran desafío pasa por completar la competición y llegar a la meta. Allí espera esperan a los corredores, una diversidad de grupos de baile y música.

Este majestuoso límite entre China y Corea, supone uno de los mayores retos para un runner,

¿te animarías a recorrerla?